Publicado el

¿Qué es la Neurosis?

La neurosis o neuroticismo, también conocida como inestabilidad emocional es un rasgo psicológico que define parte de la personalidad, de las características psíquicas de una persona. Ser neurótico suele implicar un estado emocional negativo durante largos periodos de tiempo.

Además, pueden agravarse con otros problemas como la ansiedad, los sentimientos de culpa, la depresión, la ira o, incluso, la envidia. La neurosis es un trastorno psicológico que hace sufrir a quienes lo padecen, pero es una condición relativamente manejable. Siempre se está en contacto con la realidad, no hay despersonalización.

Causas de la neurosis

El desarrollo de una personalidad neurótica depende de varios factores; por ejemplo, las personas neuróticas se ven más afectadas por los cambios estacionales, padecen más estrés y tienen menos capacidad para enfrentarse a él y a los retos del día a día. Algunos factores que pueden favorecer la estabilidad emocional y el desarrollo de una neurosis son:

– Familia desestructurada.

– Carencias afectivas.

– Sobreprotección o infracuidado.

– Factores hereditarios.

– Acontecimientos vitales angustiantes sobre todo durante la niñez (maltrato; abandono; abuso; pérdidas de un progenitor; pérdida física en solitario, por ejemplo, en un bosque).

– Condiciones sociales, medioambientales y culturales.

Tipos de neurosis:

– De angustia. Es episódica y suele presentar pesimismos y molestias somáticas como hormigueo, adormecimiento y mareos.

– Fóbica: miedos intensos irracionales hacia objetos o situaciones. Puede llevar a ataques de angustia.

– Obsesiva. Pensamientos persistentes de contenido angustioso e incontrolables. Hay depresión y sentimiento de culpa.

– Hipocondríaca. Preocupación constante por la propia salud y referencia de síntomas de enfermedades.

-Depresiva. Autocrítica excesiva, baja autoconfianza y autoestima. Puede haber molestias físicas.

– Neurasténica. Debilidad, fatigabilidad y baja autoestima.

– Despersonalización. Sentimientos de irrealidad y de extrañeza hacina uno mismo y hacia el ambiente, se pueden presentar episodios de pánico.

– Histérica. Hay de tipo conversivo con actitud de indiferencia, parálisis paradójicas, crisis convulsivas, diferencias sensoriales y dolor; y de tipo disociativo con alteraciones de la conciencia y del sentido de identidad. La angustia no es evidente.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/salud/enfermedades-mentales/20190610/462770127774/neurosis-brote-neurotico-inestabilidad-emociones-ansiedad-depresion-estres-culpa.html